En todas las clínicas dentales siempre hay algún caso en el que un paciente se queja de tener “un flemón duro como una piedra”. Se pueden referir a muchas cosas distintas pero la percepción del paciente no siempre se corresponde a la realidad.

Young beautiful woman having toothache

Por eso es tan importante saber dar una respuesta a un paciente asustado como facilitarle la mayor comodidad posible durante el diagnóstico y el posterior tratamiento. La ergonomía es un valor añadido en las unidades dentales de ANCAR, en las que combinamos la calidad de los materiales con los que trabajamos con la máxima practicidad y funcionalidad para el profesional.

A qué nos referimos con “un flemón duro como una piedra”: Absceso dental

Antes de nada hay que dejar claro qué es exactamente un flemón y a qué nos referimos cuando hablamos de esto. Se trata de un absceso dental que se produce por la infección del tejido blando en la cavidad oral y se puede distinguir perfectamente ya que se crea una acumulación de pus.

Hay distintos tipos de absceso dental, siendo los más comunes el absceso periapical y el periodontal. El primero se encuentra en el ápice de la pieza dental, mientras que el periodontal se encuentra en las encías, en la zona más cercana a las raíces de los dientes.

¿Cuáles son las causas de un absceso dental?

Las principales causas de los abscesos dentales se deben a caries no tratadas, traumatismos, periodontitis o incluso una fractura en un diente. Por ejemplo, si se trata de una caries que no ha sido tratada a tiempo, la infección por las bacterias pueden llegar a los nervios de los dientes. En estos casos la infección se extiende mucho más, llegando hasta la raíz del diente y provocando un dolor agudo al paciente muy molesto.

Si se ha producido el absceso dental por una periodontitis es posible que la infección pueda llegar a un punto en el que se pierden piezas dentales. La periodontitis se produce al infectar los tejidos de las encías y si esta no se cura ni se trata irá a más, provocando dolores e infecciones dolorosas al paciente.

Para evitar cualquiera de estas causas lo más recomendable es tener el hábito de acudir al dentista cuando sintamos molestias en la boca. Llevar un orden en las revisiones dentales, seguir una dieta sana y equilibrada y una buena higiene bucal son elementos imprescindibles para no sufrir dolores por flemones.

¿Cómo desinflamar un flemón duro como una piedra?

Sin embargo, si el paciente ya tiene un absceso dental hay que proceder a la desinfección y desinflamación. Cuando se trata de un absceso dental no muy grave se suelen recetar antibióticos para combatir la infección, del mismo modo que también se recomiendan enjuagues bucales para aliviar el dolor y restaurar el tejido bucal.

En cambio, si se trata de un caso más grave y de un absceso dental más peligroso se optará por el tratamiento quirúrgico. El tratamiento que suele llevarse a cabo es una apicectomía en la que finalmente la raíz y la superficie del diente permanecen en su lugar, pero en casos muy extremos habrá que optar por la extracción total del diente.

Finalmente, lo más importante es acudir a un profesional odontólogo cuando se sufren dolencias tan molestas como los abscesos dentales. Solo un profesional puede hacer un verdadero diagnóstico de la situación de la cavidad oral y puede realizar un tratamiento individualizado para el paciente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies